Cuando empecé con el mundo del running, pensé que mis amigos y la gente que me rodea, se sentiría orgullosa de mí.

Pero, para mi sorpresa, ocurrió todo lo contrario… me dijeron cosas como: “no lo vas a conseguir”, “te vas a cansar después de una semana”, “en seguida se te pasará la tontería” y comentarios del estilo. Me pregunté: ¿por qué?

No los culpo, creo que si hubiese estado en la postura contraria, me habría pasado lo mismo.

Ahora, cuando veo a alguno de mis amigos, soy yo quien les digo: ¡¿ves?! Y estoy orgulloso de haberlo conseguido y, más todavía, cuando los demás pensaba que no lo lograría.

Lo que quiero decir con todo esto, es que no tiene que importarnos lo que el resto de personas del planeta piensen sobre lo que a nosotros nos gusta o, incluso, nos apasiona. ¿Qué importa si es lo que queremos hacer?

Categorías: Blog

Carlos Vicent Gil

El Aries que ha conseguido ser maratoniano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *