¿Cuántas veces nos agobiamos por el futuro y dejamos de lado lo que estamos haciendo ahora? A mí, personalmente, me ha pasado más veces de las que me gustaría.

Y, normalmente, han sido mis amigos quienes me han dicho: “eh, Carlos, para. Relájate”. ¡Cuánto he agradecido esas palabras! Porque a veces no nos damos cuenta y eso es lo peor.

Estamos agobiados por nuestro día a día, por ir de aquí para allá y no parar nunca. Por eso, cuando paramos, nos sentimos raros, echamos de menos la sensación de estrés que solemos sentir y volvemos a darle al play.

Por eso, me gustaría poder transmitiros la necesidad que tenemos, sin darnos cuenta, de darle al pause, respirar y pararnos a pensar para ver realmente lo importante de nuestras vidas.

Yo he llegado a estar meses sin ver a familiares o amigos por “no tener tiempo”. ¡Y eso no puede ser!

Dale al pause.

 

Categorías: Blog

Carlos Vicent Gil

El Aries que ha conseguido ser maratoniano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *